Construir paz: hacer en los territorios lo que se ha dejado de hacer en los territorios



Continuando con los compromisos de visibilizar los proyectos de construcción de paz, realizados en territorio con el apoyo de la Embajada del Reino Unido, se realizó en Montería el conversatorio “Lecciones sobre la construcción de paz desde el sector empresarial”.

El evento estuvo bajo la moderación del profesor Miguel Palomino y dio inicio con las palabras del rector de la Universidad de Córdoba, el señor Jairo Miguel Torres, quien afirmó que en los últimos años esta institución ha liderado una apuesta ambiciosa de construcción de paz territorial, sobre la base de transferencia a la sociedad de conocimientos y generación de capacidad instalada. “Aplaudo que se haya tomado la universidad para este evento. Nuestro Plan Paz Córdoba ha sido la proyección social en el que concebimos la paz como hacer en los territorios lo que se ha dejado de hacer en los territorios”.

Posteriormente Alexander Riaño, coordinador de la línea de conflictos asociados al desarrollo de Pares se refirió al proyecto de construcción de paz desde el sector empresarial realizado con el apoyo de la Embajada Británica. “Hemos caído en el error de creer que la violencia se acaba con el silenciamiento de los fusiles. Terminar el conflicto era una tarea absolutamente necesaria pero la agenda de paz no se agota allí”, mencionó. Riaño hizo una breve explicación de los aportes de la Guía Invirtiendo en el Futuro e hizo la invitación al público para explorarla y aplicarla a sus necesidades.

El conversatorio continuó con la intervención de Luis Marulanda, vicepresidente de asuntos corporativos de Cerro Matoso, quien resaltó los cuatro pilares en los que la compañía viene trabajando a través de su estrategia de sostenibilidad: la seguridad y salud de los empleados y contratistas, el cuidado y protección del medio ambiente, la productividad del negocio y la relación armónica con las comunidades. “Estamos forjando emprendimientos para generar comunidades sostenibles, y así aportar a la construcción de paz de nuestro territorio”, concluyó.

La intervención final la hizo Manuel Taborda, líder de la comunidad y presidente del Consejo Comunitario Afro de Boca de Uré. “Nuestra base fundamental ha sido el diálogo. Mucho antes de que las Naciones Unidas hablaran de Derechos Humanos, nosotros ya lo estábamos haciendo con Cerro Matoso. Esto nos ha permitido tener una cultura de paz, buscando el desarrollo local, defendiendo los DDHH, la igualdad de género y eliminando toda forma de discriminación”, afirmó Taborda y resaltó la responsabilidad del Estado, de las empresas y de la sociedad civil de proteger las comunidades y remediar los posibles daños causados.

Cerro Matoso viene trabajando desde hace cuatro años en el proceso de fortalecimiento organizativo del Consejo Comunitario de Comunidades negras que está en su zona de influencia, ubicado en el corregimiento de Boca de Uré, municipio de San Jose de Uré. Uno de los componentes del proceso es el trabajo con los niños y jóvenes con quienes se busca fortalecer su identidad como miembros de un colectivo comunitario de ascendencia afrocolombiana y que a partir del despertar de las vocaciones le puedan dar sentido a su presente y a su futuro.

El conversatorio finalizó con un baile Sinú de estos jóvenes, quienes conocen, entienden y redescubren su acervo cultural y lo trasforman en un mecanismo de resiliencia frente a las adversidades de su entorno.